Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



La tercera campaña arqueológica en el castro de Antrialgo buscará su posible relación con Pelayo y el origen del Reino de Asturias

Cultura Piloña

En el mes de julio que mañana comienza se pondrá en marcha la III Campaña Arqueológica en el castro de Antrialgo. Se trata de un trabajo de investigación que se está llevando a cabo con el apoyo del Ayuntamiento de Piloña, la Parroquia Rural de Villamayor y la Asociación de Vecinos de Antrialgo.

Después de las dos primeras campañas, los buenos resultados han propiciado su futura inclusión en el Inventario  del Patrimonio Cultural de Asturias (IPCA). El yacimiento, alcanzó también relieve regional tras la visita de la Consejera de Cultura, Berta Piñán.

Ante este clima favorable, el equipo arqueológico capitaneado por Juan Ramón Muñiz Alvarez iniciará la tercera campaña en el mes de julio que comienza mañana. En esta ocasión se centrará en definir la zona de hábitat descubierta el año pasado.

Los investigadores tratarán de desentrañar la estructura urbana del mismo, “para conocer cómo vivían los antiguos moradores del yacimiento de Antrialgo, una información que nos puede aportar claves para la historia de Asturias”, afirman en un comunicado.

De hecho, otra vía de investigación que se llevará a cabo pasa por conocer la relación de este yacimiento con la formación del Reino de Asturias, “ya que tenemos constancia documental de la presencia de Pelayo en la cercana localidad de Brece y de su vadeo del río Piloña utilizando la caminería existente en la zona”. En la primera campaña ya se puso al descubierto un tramo de vía de factura antigua y se reconoció el camino que une Brece con Antrialgo, denominado El Carrilón.

Para promocionar esta tercera campaña se ha diseñado un pequeño vídeo titulado “Tras las huellas de Pelayo” en alusión a esta interesante vía de investigación.

Además en el Castillón de Antrialgo  se han descubierto las murallas que definen el espacio y que funcionaban como estructuras defensivas, huellas de un antiguo foso, restos materiales  (cerámicos, metálicos…) y óseos pertenecientes a animales domésticos. Además del espacio habitado que seguirá aportando mucha información.

Los trabajos de campo se desarrollaran durante el mes de julio y se extenderán durante al menos quince días, complementados con estudios topográficos y recogida de muestras para realizar pruebas y establecer cronologías.

Visto 68 veces

Noticias relacionadas




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.