Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



La Coordinadora Ecoloxistas rechaza el parque de baterías proyectado en La Llana de Piloña

Piloña Sociedad

La Coordinadora Ecoloxista d´Asturies anuncia la presentación de alegaciones contra la instalación de dos parques de baterías en La Llana de Piloña, a escasos cuarenta metros de las viviendas de este núcleo rural. Según explica la organización, el proyecto consta de tres contenedores de baterías y una línea de evacuación de 24 kW que juntas generarán un campo electromagnético que puede afectar tanto a los vecinos del pueblo como a las tres explotaciones ganaderas allí localizadas. Es además, el segundo campo de baterías que se proyecta en el concejo de Piloña. El otro está ubicado en Castiello, aunque totalmente apartado de la población. 

Los parques de baterías son unas instalaciones destinadas al almacenamiento de la energía en baterías. Su función pasa por acumularla cuando es barata para soltarla a la red general de consumo cuando aumenta de precio. “Una buena idea que contribuye a reducir el gasto energético, siempre que se ejecute de forma ordenada”, afirmó Fructuoso Pontigo.  

De hecho, en la actualidad, en Asturias existen 38 proyectos para varios concejos asturianos como los de Salas, Salime, Siero (4 parques), Llanera (3), Mieres, Cangas de Onis, Oviedo (8), Avilés (2), Corvera, Lena, Colunga, Villaviciosa, Soto Ribera, Regueras, Gijon (2), Candamo (3), Gozón (2) y Piloña (3). En su mayoría, se ubican sobre suelo agrícola alterando la coherencia visual del entorno, pero el de la pequeña aldea de La Llana “no tiene sentido porque en Piloña sobran sitios alejados de las viviendas”, añadió. La Coordinadora propone ubicarlos siempre en zonas industriales. 

La contaminación electromagnética, el riesgo de incendio que supone por tratarse de baterías de litio, el impacto visual o paisajístico y la devaluación de los terrenos de su entorno son los cuatro principales problemas que generan este tipo de instalaciones. Sin embargo, el que más preocupa siempre es el primero porque “la exposición excesiva a campos electromagnéticos aumenta el riesgo de leucemia en adultos, cáncer de mama o cerebral, y afecta por igual a hombres y mujeres”, añade la organización en un comunicado. 

También al resto de seres vivos, como las vacas o los animales cuadrúpedos,  ya que al tener cuatro patas en contacto directo con el suelo o una inteligencia instintiva y corporal, son mucho más sensibles a las corrientes de electromagnetismo. “Así, mientras que el ser humano tiene un umbral de sensibilidad a partir de 1500 Ohms, las vacas lo tienen en 500 Ohms. Por eso, si hay un mayor campo electromagnético, el ganado vacuno lo sufre directamente”, añade la Coordinadora. 

Visto 146 veces

Noticias relacionadas




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.