Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



Levantada la orden de desalojo que pesaba sobre 30 chalés de la urbanización Sella Mar en Ribadesella

Ribadesella Sociedad

El alcalde de Ribadesella, el socialista Ramón Canal, ha levantado la orden ejecutiva de desalojo que pesaba sobre 30 viviendas de la urbanización Sella Mar desde los desprendimientos registrados en la ladera de Monte Somos el pasado mes de enero. Esto quiere decir que los propietarios pueden acceder a sus viviendas con plenas garantías de seguridad para disfrutar del verano con tranquilidad y en familia.

La orden de desalojo la había firmado la anterior alcaldesa, Charo Fernández, el 23 de enero pasado ante la inestabilidad que presentaba el talud de la urbanización tras la aparición de dos importantes argayos. La orden ejecutiva de alcaldía ahora levantada había afectado a todas las viviendas comprendidas entre los números 71 y 100 de la mencionada urbanización.

Aquellos desprendimientos también dañaron la base de la carretera del Faro que tuvo que ser acondicionada por vía de urgencia por el Ayuntamiento de Ribadesella, habilitando una partida de 103.000 euros. Sin embargo, la comunidad de propietarios de Sella Mar debería encargarse de consolidar y apuntalar el talud, trabajos que ya se han iniciado.

La comunidad ha construido tres escolleras de piedra, dejando una pequeña parte de la actuación, la que está situada a la altura de los chalés 93-96, para el otoño. La idea pasa por retomarlos y finalizarlos en el mes de octubre, en cuanto finalice el período vacacional, muy intenso estas semanas en la villa y concejo de Ribadesella.

La mayor parte de las viviendas afectadas por el desalojo eran de segunda residencia. Solo cinco estaban habitadas en el momento en que se cursó la orden. Esta se prolongó durante seis meses. A estas cinco familias, el Ayuntamiento les había ofrecido un alojamiento alternativo mientras se resolvía el problema estructural de la ladera, pero todas ellas optaron por otras vías de habitabilidad.

Los argayos del pasado mes de enero eran los segundos que se registraban en la urbanización Sella Mar. El primer deslizamiento de tierras había tenido lugar un año antes, en febrero de 2018, obligando a desalojar solo dos viviendas y a cortar la carretera del Faro. En aquella ocasión se había quedado al descubierto y sin sustento alguno la zona del guardarraíl de la carretera. Un año después la situación se agravó con otros dos aludes de tierra y rocas de mayor magnitud. A día de hoy todo va camino de resolverse y de normalizarse para alegría de una de las comunidades de propietarios mas importantes del concejo de Ribadesella.

Visto 349 veces

Noticias relacionadas




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.