Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



La nueva propiedad del edificio cuyas obras llevan 37 años paradas en Llanes, retoma los trabajos para construir 43 viviendas y 60 plazas de aparcamiento

Llanes Sociedad

La nueva propiedad del edificio llanisco de la calle Celso Amieva cuyas obras llevan 37 años paradas ha retomado los trabajos. La promotora Las Terrazas del Cubo, SL, que ha adquirido el edificio, ha puesto en marcha las obras para construir una urbanización privada, con 3 portales, un total de 43 viviendas y más de 60 plazas de aparcamiento.

Este proyecto, que se espera modifique la realidad diaria de esta importante arteria de Llanes, contribuyendo a su reactivación económica, movilidad y dinamización, está dando ya sus primeros pasos con los trabajos que han empezado desarrollarse en el interior del inmueble.

Así lo ha confirmado este lunes la concejala de Urbanismo y Patrimonio, Marián García de La Llana, tras desbloquear la peculiar situación en la que se encontraba este edificio ubicado en la calle Celso Amieva, esquina con la avenida México, en el centro de la villa llanisca.

El Consistorio llanisco había echado mano de todos los requerimientos legales para exigir a la propiedad la solución a un conflicto que se fue enquistando y que llegó a poner en riesgo la integridad de los automovilistas y peatones de una de las calles más transitadas de la capital, ya que no en vano es la zona que acoge los centros educativos con centenares de alumnos.

Se pone así el punto final a un largo proceso de casi cuatro décadas, en el que resultaron fundamentales las gestiones realizadas desde el Ayuntamiento en los últimos tres años, logrando que los propietarios solicitaran la licencia de obras que se les concedió hace ahora un año, a finales del 2019.

Además, de manera simultánea y a la espera de que comenzaran las obras, desde la concejalía de Urbanismo, y por medio de disciplina Urbanística, se estuvo vigilando el estado de abandono del inmueble, llegando a realizar varios requerimientos a los dueños para que evitasen los desprendimientos de la fachada, desarrollaran tareas de limpieza en el entorno, etc. y sobre todo, pusieran en marcha medidas suficientes que garantizasen la seguridad de las personas.

A tal punto llegó la situación que el Ayuntamiento optó por elaborar un plan de intervención con varias disposiciones para evitar desprendimientos sobre la vía pública y mejorar las condiciones de ornato público. Se presupuestó en 26.000 euros más IVA, se agotaron los plazos para llevarlo a cabo y el Ayuntamiento continuó el procedimiento para la imposición de sanciones económicas.

Todo ello parece haber entrado ahora en una nueva y definitiva fase. La gestión municipal ha conseguido desatascar y resolver un grave escollo urbanístico en el centro de la villa.

Visto 629 veces

Noticias relacionadas




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.