Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



Indignación entre los bañistas de La Atalaya de Ribadesella por la falta de asistencia ante una carabela portuguesa

Ribadesella Sociedad

Los usuarios de la playa de La Atalaya han manifestado su total indignación con lo ocurrido el pasado jueves en el pequeño arenal riosellano. Los bañistas detectaron la presencia de una carabela portuguesa flotando en el agua y uno de ellos se lanzó a retirarla con la ayuda de un esguileru para evitar que picara a alguno de los muchos niños que diariamente acuden a esta cala situada en el centro de la villa. Este bañista fue picado por los tentáculos del sifonóforo en una de sus piernas, pero se sintió aliviado con los aplausos de los allí presentes.  El daño no fue a mas.

La rabia, la indignación y la cólera manifestada por unos y otros tiene que ver con la falta de respuesta por parte del servicio de salvamento en playas del concejo de Ribadesella. La Atalaya carece de un servicio diario, solo dispone de socorrista los fines de semana y días festivos. Las contingencias que puedan surgir durante el resto del verano se supone que debe cubrirlas la plantilla de la vecina playa de Santa Marina, dotada con moto acuática y lancha neumática.

Sin embargo, después de llamar al 112 Asturias para que alguien se personara en el lugar “nadie apareció por allí”. Media hora después realizaron una segunda llamada y les informaron que ya se había dado el aviso, “que estaban en movimiento y que pronto aparecería el auxilio”. Como todo seguía igual, “se volvió a llamar y nos dijeron que carecían de servicio en ese momento”, cuando aún no eran las 19:30 horas y seguía operativo del servicio de salvamento del concejo. Fue entonces cuando un bañista se lanzó a por la carabela. A partir de ese momento llamaron a la Policía Municipal para que se hicieran cargo del ejemplar, pero como tampoco apareció nadie, los propios bañistas decidieron enterrarla entre las piedras. “Me parece increíble, que no se haya actuado en un caso de este tipo y en una playa que está en medio del pueblo donde hay muchos críos”, se quejó una de las habituales usuarias.

Según explicó el alcalde, Paulo García, el equipo de Gobierno se enteró de lo sucedido “a última hora de la tarde” cuando se lo comunicó Luis Fuentes, concejal de la oposición. A continuación, se puso en contacto con el servicio de salvamento y la Policía Local y “nos trasladaron que habían recibido la comunicación y que se había procedido a su retirada, la palabra de unos contra la de otros”. Al oscurecer fueron a revisar la zona y no vieron nada. Tampoco a la mañana siguiente. “Cuando esto ha ocurrido en las playas de Santa Marina y Vega se ha actuado siguiendo el protocolo, sacando el ejemplar del agua y haciendo un perímetro se seguridad con las motos. Son casos aislados, pero siempre se actúa con el protocolo que corresponde”, explicó. Como en La Atalaya no hay servicio diario de salvamento, los socorristas realizan diferentes batidas a lo largo del día con la ayuda de los vehículos acuáticos.

Visto 24.025 veces

Noticias relacionadas




Comentarios

  1. Para una carabela portuguesa no van, pero si hay un perro jugando tranquilamente, aparecen enseguida para multar… Lamentable

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.