Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



Sancionan con 600 euros al Ayuntamiento de Cabrales por los vertidos de una quesería de Asiegu al río Casaño

Cabrales Sociedad
Sancionan con 600 euros al Ayuntamiento de Cabrales por los vertidos de una quesería de Asiegu al río Casaño

Según informa la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies, el Ayuntamiento de Cabrales ha sido sancionado con 600 euros por la Confederación hidrográfica del Cantábrico por los vertidos de una quesería de Asiegu al río Casaño. La sanción ha sido para el Consistorio por incumplimiento de la condición de la autorización de vertido, programa de reducción de la contaminación, del núcleo de Asiegu al que la coordinadora ha denunciado en varias ocasiones por vertidos de suero lácteo a la cuenca del río Cares.

La citada red de saneamiento de Asiegu no dispone de tratamiento alguno y el vertido termina en el río Casaño, a la altura del campo de fútbol de Carreña, con el consiguiente olor y contaminación de los arroyos que acaban en el río Cares. “Lamentablemente estos vertidos se siguen produciendo y, ni el ganadero ni el Ayuntamiento como responsable del saneamiento de las aguas, han adoptado medidas para su adecuado tratamiento, viéndose además agravado el problema en verano, cuando la cuenca lleva escaso caudal”, afirman los ecologistas en un comunicado.

La problemática de la calidad de las aguas de la cuenca del Cares por los constantes vertidos está afectando, no solo al ocio, sino a las labores de los pescadores deportivos y a las distintas actividades turísticas que se realizan en las proximidades de la cuenca del río. Desde la Coordinadora Ecoloxista vienen reclamando desde hace años, tanto al Principado como a las propias industrias lácteas, las medidas necesarias para solucionar el problema de las queserías de Cabrales, “muchas de las cuales llevan un escaso control sobre sus vertidos que acaban en el Cares”, dice. Y añade que “debemos ser conscientes de la precariedad o inexistencia de depuradoras o sistemas de tratamientos de los vertidos en estas instalaciones, así como del inevitable impacto que generan en el entorno de la cuenca donde terminan”.

“Y entre tanto, los daños ambientales ya están hechos. Una degradación de nuestro entorno natural, cada vez más peligrosa, que sucede por culpa de la negligencia y la tolerancia de las autoridades responsables de cuidarlo y de vigilar su estabilidad. Una actitud cada vez más indolente y suicida que parece optar por no tomar las medidas adecuadas para paliar la contaminación tras años y más años de advertencias”, concluye la Coordinadora Ecoloxista en su comunicado.

Visto 202 veces



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.