Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



Un hostelero niega haber matado a Javier Ardines mientras la defensa vuelve a cuestionar la investigación policial

Llanes Sociedad

La mujer cuyo ADN apareció en el cuerpo y el coche del concejal de IU de Llanes Javier Ardines el día en que fue asesinado, el 16 de agosto de 2018, ha justificado este jueves la presencia de su perfil genético en las relaciones sexuales que mantuvo la víspera con el edil y ha ratificado que la Guardia Civil le informó de este hecho antes de prestar su segunda declaración, según han informado las defensas.

La declaración de esta mujer, que durante 45 minutos ha declarado a puerta cerrada para preservar su intimidad, ha centrado parte de la décima sesión del juicio con jurado que se celebra en la Audiencia por el que están acusados Pedro Luis N.A., como presunto inductor, Maamar K. y Djilali B. como supuestos sicarios, y Jesús M. como intermediario, quienes afrontan una pena de 25 años de prisión por el asesinato.

El letrado Luis Mendiguren, defensor de Jesús M., ha cuestionado la investigación policial al sostener que la mujer ha prestado una declaración “contundente” que deja claro que la Guardia Civil “de alguna forma la dirigió” sobre dónde y cómo había aparecido su ADN.

El letrado Fernando de Barutell, que defiende a Maamar K. ha dicho que habrá que abrir diligencias para depurar “quién miente”, si los guardias civiles que fueron “especialmente vehementes” sobre el hecho de que no la habían informado o la testigo que lo confirma.

Para las defensas, lo más razonable sería que hubieran llamado a esta mujer en calidad de investigada y han denunciado públicamente que se la hubiera “avisado, advertido e influido” en una declaración donde le hicieron “de 8 a 15 preguntas, porque no lo ha podido precisar” y sólo se consignaran dos de ellas en las diligencias.

El primo y el hostelero.- Fue un primo del concejal quien facilitó a la Guardia Civil la pista de esta mujer cuyo ADN apareció en la escena del crimen ya que los tres formaban parte de un mismo grupo de montaña y sospechaba que mantenían una relación sentimental.

Este familiar de Ardines se refirió también se refirió al conflicto que un hostelero de Guadamía mantenía por aquel entonces con el concejal debido a la prohibición del acceso de vehículos hacia su negocio. En respuesta a preguntas de la defensa del presunto inductor, el primo de Ardines aseguró que ese hostelero creía que el edil quería “joderme la vida” y por ese motivo llegó a desearle la muerte con estas palabras: “A ese hijo de puta lo voy a matar y en ese momento salió la mujer de la cocina y le dijo, caya la boca que estás loco”.

El hostelero reconoció que en aquellas fechas estaba “enfadado” con Ardines debido a la mencionada prohibición vial, pero que se limitó a presentar una demanda contra el Ayuntamiento de Llanes. También negó las afirmaciones del primo: “Yo eso jamás lo dije, aunque tengo un pronto que me lleva a decir cosas como desearle la muerte a alguien por lo que me han hecho a mi”, pero que nunca tuvo intención de matar a nadie. De hecho, un letrado le preguntó directamente: “¿Mató usted a Francisco Javier Ardines?” El hostelero respondió: “No señor”.

Conflicto laboral en Llanes.- En la sesión de hoy también han declarado dos expolicías locales y el antiguo abogado consistorial de Llanes, quienes han confirmado que en agosto de 2018 había un conflicto laboral por el alto porcentaje de interinidad que se registraba en el consistorio y la inminente convocatoria de una oferta pública de empleo para sus plazas.

Los tres han negado que el conflicto laboral generara enfrentamientos personales con el concejal asesinado y han ratificado que incluso el alcalde, Enrique Riestra, era quien llevaba “la voz cantante” en la mesa de negociación con los funcionarios.

También ha declarado el médico Fernando F.T., marido de la fotógrafa que había quedado con la víctima el mismo día del crimen, quien ha dicho que el 112 le llamó cuando estaba de guardia el día del crimen para que fuera a Belmonte de Pría porque había “una persona joven inconsciente” en el camino, pero cuando él llego no pudo hacer nada porque Ardines ya estaba muerto.

Otros testigos han reconocido que el edil mantenía «algunas polémicas» con la gente por «cosas que quería hacer» relacionadas con su cargo como concejal de Personal, Playas y Medio Rural y se han limitado a contar los “rumores” sobre tráfico de drogas o relaciones de la víctima con otras mujeres.

El juicio continuará mañana, viernes, a las 10 de la mañana, con los testigos propuestos por las defensas de Pedro Luis N.A. y Maamar K.

Visto 1.260 veces

Noticias relacionadas




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.