Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



RibadeJAZZ se sigue superando año tras año con dos noches inolvidables

Cultura Ribadesella Sociedad
RibadeJAZZ se sigue superando año tras año con dos noches inolvidables

La 26º edición del Festival de Jazz de Ribadesella -Primer RibadeJAZZ tras ser rebautizado- ha sido sensacional. Comenzó en la noche del viernes a ritmo pausado, con el mejor swing de un quinteto de lujo, liderado por el trombonista californiano Dan Barret y su pareja musical del momento, el saxofonista valenciano Eric Peidro.

Lo suyo sobre el escenario no era música, eran diálogos intensos, salpicados con los solos del resto del quinteto: el pianista Richard Busiakiewicz, el contrabajo Andrés Lizón y el batería Michael Keul.

Y para rematar la actuación, un invitado de ensueño, el cantante norteamericano Randy Greer, haciendo gala de su dominio vocal. Una voz educada, formada en las mejores escuelas y aterciopelada para el oyente. Un entrañable personaje que, según cuentan las buenas lenguas, al día siguiente fue visto en la playa de Santa Marina tocando el ukelele mientras hacía el Camino de Santiago.

El cierre, la clausura de esta 26º edición, corrió a cargo de todo un veterano de los escenarios internacionales, el teclista, compositor y extraordinario cantante norteamericano, John Lee Sanders. En Ribadesella demostró que, el que tuvo retuvo. Que para el rock no hay edad. Y para el blues, el reggae o el gospel tampoco. Lo que hizo en Ribadesella fue auténtica magia. Hasta el mismo Juan Tamariz se habría emocionado y no por su parecido físico.

Sin embargo, quien este sábado se acercó a la Plaza María Cristina buscando un coro gospel se marchó decepcionado, porque John Lee Sandres & The Gospel Messengers no son una formación de voces espirituales, aunque se le parece mucho. Porque si escuchas con los ojos cerrados a John Lee Sanders y a su partener femenina, Deborah Ayo, talmente parece que estás escuchando un grupo de voces angelicales.

El resto de la banda fantástica: Nick Sullivan al bajo, Akin Onasanya a la batería y Gecko Turner en la guitarra y percusión.

Y lo mejor de todo, que ambos conciertos han resultado gratis para cuantos estas dos noches se han pasado por Ribadesella. Mientras en otras localidades pagan entre 25 y 30 euros por unos conciertos de este nivel, en Ribadesella resultan gratis para los visitantes, dado que su coste lo aporta el contribuyente local a través de su Casa Consistorial.

Visto 220 veces

Noticias relacionadas




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.