Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



Ribadesella inicia la restauración del lavadero de El Pisuecu, en el barrio de La Atalaya

Ribadesella Sociedad
Ribadesella inicia la restauración del lavadero de El Pisuecu, en el barrio de La Atalaya

El Ayuntamiento de Ribadesella ha iniciado la rehabilitación del antiguo lavadero de El Pisuecu, emblemática construcción etnográfica ubicada en un escondido rincón del barrio de La Atalaya, en el casco histórico de la villa. Tras construir un pequeño mirador en La Romeca “para contemplar la ría del Sella desde otro punto de vista” y adecentar el barrio de El Portiellu, ahora le ha tocado a una zona “particularmente sensible y tremendamente deteriorada” como es El Pisuecu.

Al tratarse de una construcción catalogada, el Ayuntamiento de Ribadesella ha solicitado a Patrimonio Cultural los permisos y autorizaciones correspondientes para llevar a cabo una actuación “pareja a todas las normas y prescripciones que su catalogación comporta”, aclaró el concejal de obras y servicios, José Luís Díaz Bermúdez. Las primeras intervenciones las han iniciado trabajadores adscritos al Plan Local de Emleo que pronto llegará a su fin. Así que cuando este finalice, “se retomarán con el personal del departamento de obras municipal, así que aún no sabemos por cuanto tiempo se pueden prolongar”, añadió el concejal.

La rehabilitación del único lavadero público que aún se mantiene en pie en el casco urbano de Ribadesella incluirá la recuperación de su techumbre “con aguadas y estructura de madera”. A su vez, se procederá al vaciado del material de relleno que cubre la cavidad del lavadero para proceder a su restauración y suministrarle el abastecimiento de agua. “En fin, adecuar toda la zona dentro de un espacio muy deteriorado para recuperar un rincón que es una auténtica joya vestigio de antiguas costumbres de la ciudadanía”, aseguró Díaz Bermúdez.

Da la casualidad de que, en el otoño de 2020, en plena pandemia, el rincón de El Pisuecu fue objeto de una intervención artística. El artista madrileño con vínculos riosellanos que se hace llamar El Rey de la Ruina, dejó su impronta de Graffiti Rupestre en las paredes que rodean el lavadero. Un enorme mural en el que destacan caballos, bisontes y renos inspirados en la cueva Tito Bustillo, aunque con un aire y un colorido del siglo XXI. El Ayuntamiento aún no sabe qué hacer con su obra. “Como ninguno somos técnicos en arte vamos a estudiar cómo se puede adecuar o integrar esa pintura en el entorno. Si tiene el valor y la conservación actual que se requiere y concuerda con la actuación que tenemos prevista podríamos conservarla”, aclaró el concejal.

Visto 253 veces

Noticias relacionadas




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.