Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



Llanes rendirá homenaje al único de sus vecinos asesinado por ETA, el guardia civil Juan Merino Antúñez

Llanes Sociedad
Llanes rendirá homenaje al único de sus vecinos asesinado por ETA, el guardia civil Juan Merino Antúñez

El concejo de Llanes rendirá homenaje al único de sus paisanos asesinado por ETA, el Guardia Civil, Juan Merino Antúñez. La iniciativa fue aprobada ayer en pleno por 16 de los 17 concejales que forman parte de la corporación. Solo se abstuvo la edil de IU. Ese homenaje va a tener lugar en su pueblo natal, en la localidad de Nueva, en una fecha aún por concretar. Consistirá en el descubrimiento de una placa en el antiguo cuartel de la Benemérita y una misa en su recuerdo en la iglesia parroquial de Nueva, donde fue bautizado en 1963. Fue asesinado por la banda criminal el 9 de julio de 1985 en San Sebastián cuando aún no había cumplido los 22 años de edad.

Juan Merino vino al mundo el 23 de diciembre de 1963 en la localidad de Nueva porque aquí estaba destinado su padre. Por un cambio de destino, su familia abandonó el Valle de San Jorge cuando Juan tenía dos o tres años de edad. En Nueva nadie o muy poca gente recuerda a esta familia. Su vinculación con el concejo la descubrió Santiago Osorio, Inspector de la Policía Local en el Ayuntamiento de Avilés, rebuscando en los archivos de COVITE. Ellos son quienes han impulsado este acto de homenaje aprobado ayer en pleno.

Según avanzó el edil y alcalde de barrio de Nueva, Lució Carriles, en breve se pondrá en contacto con la familia de Juan Merino para buscar la fecha mas apropiada. “Podría ser después de Semana Santa, en abril o mayo, ya que su padre, que está muy agradecido, es muy mayor y nos gustaría que estuviera presente en el acto”, afirmó. Un homenaje póstumo al “único asesinado por ETA nacido en el concejo de Llanes”.

En la ficha que COVITE mantiene abierta con su nombre, cuenta que el 9 de julio de 1985 ETA asesinó en San Sebastián a los guardias civiles Juan Merino Antúnez y Antonio Jesús Trujillo Comino a primera hora de la mañana. Dos terroristas que llevaban el pañuelo rojo anudado al cuello, típico de las fiestas de San Fermín, abordaron el coche policial simulando formar parte de los miles de jóvenes que volvían esos días de las fiestas a primera hora de la mañana a las capitales del País Vasco.

Al llegar a la altura del vehículo, empezaron a disparar simultáneamente por ambos lados del coche a través de las ventanillas delanteras, asesinando a los guardias civiles en el acto.

Juan y Antonio apenas llevaban dos meses destinados en San Sebastián. Ambos eran de Madrid y cubrían la vigilancia de la Delegación de Hacienda, edificio que había sufrido varios atentados y frecuentes avisos de bomba. Juan tenía 21 años, estaba caso y no tenía hijos. Antonio tenía 22 años, estaba soltero, pero tenía fijada la fecha de su boda para el mes siguiente a su asesinato.

Visto 676 veces

Noticias relacionadas




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.