Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



El legado de Dionisio de la Huerta se quedará definitivamente en Gijón. El oriente dice adiós al Museo del Sella

Cangas de Onís Cultura Parres Ribadesella Sociedad
El legado de Dionisio de la Huerta se quedará definitivamente en Gijón. El oriente dice adiós al Museo del Sella

El legado del padre fundador de la Fiesta de les Piragües y del Descenso Internacional del Sella se quedará definitivamente en Gijón, donde también tiene su sede la Asociación Amigos de Dionisio de la Huerta depositaria de su herencia cultural. Al final, todo el material que custodian desde hace un cuarto se siglo nunca se exhibirá en el oriente de Asturias, en ninguno de los tres municipios que aspiraban a albergar, algún día, el Museo del Sella. Es decir, Cangas de Onís, Parres y Ribadesella se quedan definitivamente sin esa posibilidad.

Según desveló Alberto Estrada, presidente de los Amigos de Dionisio, las conversaciones con la Consejería de Cultura para buscar una nueva ubicación ya han comenzado. “Estamos buscando un sitio aquí en Gijón, que es lo que mas cerca tenemos y donde creemos que pueda estar, ocupando una zona muy buena”, afirmó sin aclarar dónde. Ese interrogante espera despejarlo en cuanto se reúna con la titular de Cultura, la canguesa Berta Piñán, encuentro que se producirá en breve.

Estrada también lamentó que, después de 25 años, no se haya consolidado ninguna de las tres alternativas orientales. “Es una pena que no se vaya para el oriente, pero parece que allí nadie lo quiere. No tuve ni buenas palabras. Salían noticias sobre las opciones de Ribadesella, pero nunca nadie habló conmigo o con alguno de nuestros directivos del tema”, afirmó. La última propuesta riosellana planteaba utilizar el almacén situado en los bajos del Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo, pero solo se quedó en intenciones.

La opción de Arriondas nunca quedó definida con claridad y la de Cangas de Onís parecía la mas creíble, porque allí estaba el “único gran interesado” en sacarla adelante, aunque se encontró con los habituales problemas de la burocracia administrativa. Esta consistía en ubicar el museo en uno de los viejos edificios de la finca Fundición de Coviella, en El Portazgo. “Fue Calo Soto, de la Escuela Asturiana de Piragüismo, quien ofreció gratuitamente el inmueble, financiación para restaurarlo y su futura custodia, pero su proximidad a la carretera requería de un cambio en el planeamiento urbanístico de Cangas de Onís. Así que, al final no hubo forma de arreglarse ni interés en sacarlo adelante”, añadió Alberto Estrada.

El oriente de Asturias se queda sin Museo del Sella y todo el legado de Dionisio de la Huerta se exhibirá en alguna sala gijonesa. Una de las opciones que se baraja es en Laboral Ciudad de la Cultura.

Visto 874 veces

Noticias relacionadas




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.