Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo

El juicio por acoso escolar a una menor de Llanes tendrá que repetirse

Llanes Sociedad Sucesos
El juicio por acoso escolar a una menor de Llanes tendrá que repetirse

La Audiencia de Oviedo ha revocado una sentencia que absolvió a tres chicas de 15 años acusadas de un delito contra la integridad moral y otro de acoso, a pesar de que quedó demostrado que insultaron a una compañera del instituto de Llanes con expresiones como «asquerosa», «sidosa» o «calva».

La Audiencia ha admitido el recurso presentado por la acusación particular y ha anulado el fallo dictado el pasado mes de enero por el Juzgado de Menores de Oviedo, al que ordena repetir la vista oral.

Según la sentencia de primera instancia ahora anulada, sí quedaron probados las «expresiones injuriosas y de contenido vejatorio» proferidas por las acusadas durante el último trimestre de 2017, pero no que supusieran «un trato degradante ni que menoscabara gravemente la integridad moral de la denunciante»

El Juzgado de Menores apuntaba que la víctima decía sentirse «muy afectada», algo que corroboraba la madre, pero estableció que «las demás pruebas practicadas no son muy clarificadoras».

A este respecto, añadía que el informe psicológico aportado por la madre se centraba en causas de tipo familiar, añadiendo «con poca concreción otros problemas específicos relacionados con el ambiente social», de forma que no se podría desprender que la menor «presentase una afectación relacionada con los insultos y vejaciones».

El Juzgado de Menores apuntaba que el delito de acoso exige llevar a cabo, «de forma persistente y reiterada, algunas de las conductas que contempla dicho precepto, y que las mismas alteren de forma grave, el desarrollo de su vida cotidiana».

Y sobre el delito contra la integridad moral añadía que exige, entre otros requisitos, «un comportamiento que sea degradante o humillante e incida en el concepto de dignidad de la persona afectada» y que «el trato degradante menoscabe gravemente la integridad moral».

Sin embargo, la Audiencia subraya que por trato degradante puede entenderse cualquier atentado a la dignidad que pueda crear en las víctimas sentimientos de terror, de angustia y de inferioridad susceptibles de humillarlas, de envilecerlas y de quebrantar su resistencia física o moral «con un menoscabo grave de su integridad moral, radicando su esencia en la necesidad de proteger la inviolabilidad de la persona».

La Audiencia recuerda que sí han quedado probadas las expresiones injuriosas y de contenido vejatorio proferidas por las tres menores denunciadas y considera que, teniendo en cuenta la edad de la víctima y el tiempo durante el que se prolongó la situación, «el conjunto probatorio no ha sido debidamente valorado».

Visto 164 veces

Noticias relacionadas




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.