Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



El Mirador de Arriondas cierra sus puertas después de 47 años escanciando las mejores sidras de Asturias

Parres Sociedad
El Mirador de Arriondas cierra sus puertas después de 47 años escanciando las mejores sidras de Asturias

El pasado domingo 11 de octubre cerraba sus puertas por jubilación un popular establecimiento hostelero de Arriondas que llevaba casi medio siglo de actividad. Nos referimos a la sidrería El Mirador, todo un clásico en la hostelería parraguesa y asturiana. El Mirador ha cerrado sus puertas, garantizando su continuidad bajo una nueva gerencia, pero a partir del año que viene.

El domingo 11 de octubre fue el último día en el que su propietario, Belisario Suárez Somoano, estuvo al frente del negocio recibiendo a sus habituales clientes y aquellos otros que se pasaron por el concejo de Parres coincidiendo con el puente del Pilar. Beli ponía punto final a 47 años de El Mirador, cumplidos durante el pasado mes de septiembre.

Los 23 primeros años estuvo en manos de su padre Belisario Suárez Pellico y desde el año 1996 pasó a las suyas “después de una reforma general convirtiéndola en una sidrería que, afortunadamente, ha funcionado muy bien”, explicó Beli. De hecho, el negocio fue declarado como la Mejor Sidrería de Asturias en el año 2014 por la Asociación de Críticos Gastronómicos de Asturias, “un premio muy entrañable que siempre recordaré”.

No obstante, la relación de esta familia con el mundo de la hostelería se había iniciado en El Submarino, otro emblemático establecimiento de Arriondas. Suárez Pellico se convirtió en su cuarto gerente y lo regentó durante once años hasta que compró el local donde abrió El Mirador en 1973. Esto quiere decir que la familia Suárez-Somoano ha acumulado casi 60 años de profesión chigrera.

Pero hasta aquí ha llegado. Los hijos de Beli nada quieren saber de la hostelería. Han dirigido sus vidas profesionales hacia otros menesteres para los que antes habían estudiado. Sin embargo El Mirador tendrá continuidad a partir de la primavera de 2021 porque se lo ha vendido a “un hostelero de Cangas de Onís que tiene mucha experiencia en ello y que tiene la idea de continuar con la marca de El Mirador, le va a mantener el nombre”, dijo. Ese hostelero es Borja Martínez ‘Borjita’, propietario de El Campanu de Cangas de Onís.

Belisario Suárez Somoano agradeció que lo haga conservando el nombre original de El Mirador, “porque creo que es una sidrería de referencia en Asturias, no hay lagarero que no nos conozca, ni bebedores de sidra que no nos hubieran visitado, así que estamos contentísimos, creo que la marca facilitará mucho su continuidad”, añadió.

Por El Mirador han pasado muchos palos de sidra. Su padre comenzó con un llagar de Llames de Parres “que también tenía bar y un pequeño teatro, Gaspar”, recordó. También trabajaron la sidra local fabricada en el llagar de Basilio, así como otras procedentes de Nava, Tiñana, Gijón o Villaviciosa, “de todas las comarcas sidreras, aunque últimamente estábamos centrados en dos marcas, Foncueva de Sariego y Roza de Nava”.

Los futuros palos de sidra los decidirá Borjita, cuando asuma las riendas del negocio tras una importante reforma. Por su parte, Beli iniciará su jubilación con un viaje que le ayude a “desenganchar y a prepararme para convertirme en un cliente mas del nuevo Mirador”.

Visto 3.438 veces

Noticias relacionadas




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.