Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



Arriondas a rebosar de gente como en Piragües, pero por el Certamen de la Castaña

Parres Sociedad

“Arriondas como en Piragües”, pero en pleno otoño, en la primera quincena del mes de noviembre y debido al Certamen de la Castaña y Productos de la Huerta. Siempre se dice que las comparaciones son odiosas, pero lo cierto es que la capital del concejo de Parres se llenó de gente procedente de todos los rincones de Asturias para disfrutar del gran festival del otoño. No faltó de nada: el sonido de la gaita con le Bande Conceyu de Parres, sidra dulce asgaya y muchas castañas de toda variedad: Ribas, marimoexes, crespa, carreña, de parede, reventona, temprana, miguelina, mayuca, culo grande, sevillanas, vizcaínas y hasta japonesas. 

Y entre tanta castaña, una mujer que sigue dominando la situación año tras año. El primer premio al mejor stand de esta 32º edición ha sido para ella, para Hortensia González, agricultora de Güexes. Una castaña más y otro primer premio. Ya no sabe cuántos acumula. Le siguieron, por este orden, María Antonia Poladura (Nava), Luís Pérez Alvarez (Lugones), José Francisco Bulnes Teleña (Cardes) y María del Carmen Santos Rodríguez (Bada). 

En el apartado mas colorista del certamen, el relacionado con los productos de la huerta, el primer premio se lo adjudicó María del Rosario Peón, vecina de Güexes e hija de Hortensia. De tal palo tal astilla. Le siguieron María Antonio Poladura (Nava), José Francisco Bulnes Teleña (Cardes), María del Carmen Santos Rodríguez (Bada) y María Dolores Alvarez Costales (Villaviciosa). 

El festival de Arriondas también tiene una sección dedicada a la producción ecológica, cuyo primer premio se adjudicó Beatriz Rodríguez Fernández, copropietaria de la quesería La Casa Vieya, donde se elabora el primer y único queso Gamoneu Ecológico del mundo. Está ubicada en Parda-Margolles, en el concejo de Cangas de Onís y desde su fundación sigue luchando por montar una quesería en el puertu. Pero esta es una historia que les contaremos en otro momento. En esta sección también hubo premios para Mario Alvarez Costales, Africa Rujas y Miriam Zuaza. 

En Artesanía Diversa, los tres primeros premios se los adjudicaron Susana Sampedro, Encarnita Jiménez y Pedro Amieva. En Talla de Madera, María José González, Sergei Zayunsky y Rubén Ortea. 

Por último, los mejores postres caseros fueron los presentados por Conchi Pérez Rojo, Cristina Longo y Susana Casar. En repostería profesional, éxito para la Confitería Aimar de Avilés al conseguir el primer y segundo premio. El segundo fue para mierenses Toño y Joaquín. 

También fueron distinguidos como paisano y paisana del año el matrimonio de Llames de Parres integrado por Carmen Fernández Corteguera y Manuel González Llerandi, “dos personas trabajadoras ligadas siempre a su lugar de origen que representan la esencia rural del concejo”, dijo el alcalde, Emilio Garcia Longo.

Por Arriondas se pasaron, entre otros, la Vicepresidenta del Gobierno Gimena Llamedo y el Consejero de Medio Rural, Marcelino Marcos Líndez. Este ultimo anunció que su departamento destinará más de medio millón de euros en los próximos tres años para luchar contra la plaga de la avispilla del castaño. En concreto, la partida de 590.121 euros se distribuirá del siguiente modo: 88.201 este año, 297.800 el próximo y 204.120 en 2025.

Líndez ha apostado por una solución más eficaz y ecológica, como es la lucha biológica con un organismo que controla de manera natural la plaga en su zona de origen. En este caso, se trata del parasitoide Torymus sinensis, cuyo empleo ha tenido relativo éxito en otros países que han luchado contra la avispilla. No obstante, el proceso es lento y precisa de sueltas de Torymus durante varios años en cantidades considerables.

El vivero forestal de La Mata, en Grado, está produciendo estos insectos parásitos, de tal forma que se podrá disponer de la cantidad necesaria para combatir la plaga durante un periodo prolongado.

La lucha biológica mediante parásitos específicos resulta un sistema muy eficaz, pues al afectar únicamente a la especie hospedante no provoca daños a otras y evita la utilización de pesticidas, menos específicos y más peligrosos para el ecosistema, por lo que su uso en el medio natural es recomendable, salvo excepciones, y suele limitarse a condiciones controladas en agricultura y viveros.

La avispilla del castaño se ha extendido recientemente por España y por Asturias. Afecta gravemente al castaño y debilita los árboles, lo que reduce la producción de los frutos e incluso puede acabar con algunos ejemplares.

Visto 2.644 veces



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.