Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



Descubren en una cueva de Cangas de Onís el primer pegamento utilizado por el hombre en el Solutrense

Cangas de Onís Cultura Sociedad
Descubren en una cueva de Cangas de Onís el primer pegamento utilizado por el hombre en el Solutrense

Investigadores de la UNED y de la Universidad Autónoma de Madrid, dirigidos por Francisco Javier Muñoz Ibáñez, doctor y profesor de Prehistoria de la UNED, han hecho públicas las primeras evidencias de restos de adhesivos en puntas de flecha de la cultura Solutrense en la Península Ibérica (22.000 – 18.000 años antes del presente), halladas en el yacimiento de El Buxu (Cangas de Onís). Los resultados se han dado a conocer a través de un artículo en la prestigiosa revista internacional Journal of Archaeologica Science: Reports.

Un estudio interdisciplinar de las puntas solutrenses del mencionado yacimiento ha permitido identificar y analizar la composición de los materiales adhesivos empleados para la sujeción de puntas líticas de caza a los astiles de flecha. Según el equipo de investigadores, estos restos se encontraban adheridos a una “punta de muesca de retoque plano”, característica del Solutrense superior de la Cornisa Cantábrica, hace unos 20.000 años.

Al encontrar diverso material lítico en la cueva, el equipo investigador centró su atención en una punta de flecha utilizada por los cazadores-recolectores paleolíticos en la que, a través de técnicas no destructivas (como los análisis microscopías Raman e IR) encontraron restos del “pegamento” que sujetaba la punta a la flecha. Una vez analizado el adhesivo, los investigadores contrastaron los resultados una colección de pegamentos naturales, susceptibles de ser utilizados para unir las puntas líticas a los astiles. “Los resultados ―apunta el prehistoriador Muñoz Ibañez― demuestran el uso de una mezcla de resina de pino y cera de abeja para este fin. Aunque tradicionalmente se había creído que en esta región de la península ibérica se utilizaría brea de abedul, los datos de este estudio lo desmienten”.

Según señalan los investigadores, la resina de pino es un pegamento muy fuerte pero muy quebradizo ante los golpes que recibirían las puntas durante su uso para la caza con los primeros arcos de la prehistoria, por eso se emplearía mezclado con cera de abeja para crear un adhesivo mucho más elástico y que fuera capaz de soportar la fuerza del impacto de los proyectiles sobre las presas.

El Solutrense se caracteriza por una gran diversidad de puntas de proyectil, realizadas en sílex y cuarcita, algunas de las cuales podrían haber sido las primeras puntas de flecha del continente europeo. En el caso que nos ocupa, esta punta de muesca de retoque plano, presenta una doble fractura en sus extremos que solo ha podido producirse por un fuerte impacto y que apoyaría su funcionalidad como punta de flecha.

La publicación de este estudio en Journal of Archaeological Science: Reports (editorial Elsevier), revista incluida en el Grupo A de la clasificación CIRC y en el Q1 de la categoría “Archaeology” de SCOPUS (fuente: SJR), no solo garantiza la relevancia del trabajo a escala nacional sino que además da visibilidad internacional a la cultura Solutrense en la península ibérica.

El artículo lo firman Francisco Javier Muñoz y Mario Menéndez, profesores del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la UNED, Antonio Hernanz y Verónica Rubio, profesor y becaria de investigación del Departamento de Ciencias y Técnicas Fisicoquímicas de la UNED, y Carmen Gutiérrez, profesora del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid.

FOTO de José Manuel Quesada

Visto 516 veces

Noticias relacionadas




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.