Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



Comienza la demolición de la nave-vivienda de la antigua Fábrica de Albo en Ribadesella

Ribadesella Sociedad

La villa de Ribadesella se sigue despidiendo de viejos e históricos edificios industriales. En mayo de 2014, hace mas de siete años, fue demolida la antigua tahona de Toraño, en la parcela de El Concilio ubicada en El Picu. Posteriormente, en julio de 2017 desaparecía también la Nave de Angulas Delfa en el Campu Les Rolles. Y casi cuatro años después, este miércoles 9 de junio de 2021, ha comenzado la demolición de una de las tres naves de la antigua fábrica de Albo. Se trata de la que fue nave-vivienda de la familia.

Según relató el alcalde, el 2 de diciembre de 2020, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Ribadesella autorizó la demolición del inmueble, un proyecto tramitado meses antes a través de la Consejería de Cultura. La Dirección General de Patrimonio confirmó que la protección cultural de la fábrica solo afecta a sus dos naves principales, por lo que daba vía libre a la demolición de esta tercera. “En base a esto, concedimos una licencia de demolición a la propiedad que caduca en estas fechas, así que han decidido iniciar los trabajos”, afirmó Ramón Canal.

La empresa Alonso Inés Excavaciones, con domicilio en Toriellu, es la encargada de convertir en escombros el ruinoso edificio. Los hermanos Manuel y Frasi se ponían manos a la obra a primeras horas de la mañana y durante la tarde procedían a cortar el paso peatonal por la acera de la avenida de Palacio Valdés, en plena travesía de la carretera N-632. La finca a demoler comunica con esta avenida y con la calle de acceso a la estación de autobuses. “Y cuando se intervenga sobre la fachada principal, también habrá que regular el tráfico en la N-632 por motivos de prevención”, añadió Canal.

En esta ocasión, todo el solar resultante es de propiedad privada. El alcalde aún desconoce las intenciones futuras de sus propietarios, aunque en su momento “estuvimos hablando con ellos para ver si nos lo cedían como aparcamiento de forma temporal mientras no lo utilizaban, pero este es un asunto sin cerrar”. El Plan General de Ordenación, pendiente aún de aprobar, incluye esta parcela dentro de una unidad de actuación que incluye la edificabilidad también de parte de la sierra y un antiguo lavadero.

Las dos naves principales de la antigua fábrica de Albo cuentan con una protección parcial como patrimonio industrial. Es decir, ante cualquier posible rehabilitación, sus fachadas tendrían que conservar los actuales elementos arquitectónicos, aunque sí se podrían realizar modificaciones en el interior y cambio de uso.

Fachada principal de la nave que será demolida, en la avenida Palacio Valdés (N-632)

Visto 1.941 veces

Noticias relacionadas




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.