Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



Ganaderos del Oriente de Asturias montan una tractorada rumbo a Unquera para defender su medio de vida

Llanes Onís Ribadedeva Sociedad

El campo asturiano está de nuevo en la calle. Las tractoradas regresaban esta mañana a las carreteras del oriente de Asturias para protestar contra la precaria situación en la que llevan tiempo trabajando. Tractores y vehículos particulares circularon a marcha lenta a lo largo de la mañana por diferentes carreteras locales y comarcales de los concejos de Llanes y Ribadedeva con la intención de dirigirse, a través de la N-634, a Unquera y encontrarse allí con compañeros cántabros. Algunos llegaron a la largo de la mañana hasta la zona de El Pindal. Sin embargo, el amplio despliegue policial se lo impidió a otros, que no pudieron pasar de El Peral (Ribadedeva). “Tenemos policía por delante, por el medio, por detrás e incluso por el aire, porque también anda por aquí el helicóptero”, destacó Julián del Río, ganadero de Llamigu. La protesta quedó disuelta hacia las cinco de la tarde. 

La comitiva, integrada por cuatro decenas de tractores y otros vehículos todo terreno, tampoco pudo entrar en la villa de Llanes, donde hoy se celebraba el mercado semanal. Se limitaron a circular entre las glorietas de La Arquera y El Rinconín, a la entrada de Llanes, a través de la carretera AS-379. Al final no llegaron a cortar el tráfico pero provocaron algunas retenciones, sobre todo en los enlaces con la autovía.

Los participantes de esta tractorada, vecinos de Llanes, Onís y Ribadedeva fundamentalmente, se han sumado de forma espontánea, a través de mensajes de teléfono, a la denominada Plataforma 6F. Protestan por la burocracia que les exige la nueva PAC, “que nos obliga a trabajar más horas de las muchas que ya trabajamos, necesitamos una secretaria para rellenar tanto papeleo”, apuntó Rosa Gutierrez. La situación, según destacan, es «insostenible», porque además, «estamos trabajando por debajo de los precios de coste, trabajamos todos los días a pérdidas, todos son requisitos medioambientales imposibles de cumplir y para colmo tenemos ataques del lobo a diario”, añadió  Julián del Río. 

De hecho, un vecino de Llamigu que le acompañaba en la protesta llevaba una oveja muerta en su tractor víctima de un reciente ataque del lobo. “Fue hace dos días, justo al lado de la carretera, en Llamigu y hacia las diez de la mañana porque las ovejas las guardo todos los días por la noche. Ahora ya empieza a atacar por el día y a cinco minutos de la rasa costera”, explicó este ganadero del concejo de Llanes. 

Estos jóvenes ganaderos no descartan abandonar la actividad ganadera que ejercen por gusto y tradición familiar y “buscarnos la vida por otro lado o reducir el número de reses y trabajar en otro sector”, aseguran. Se ven obligados a cumplir con todo tipo de exigencias para estar en el mercado y “no paran de entrar productos de otros países extracomunitarios que no las cumplen”, censuran.  

Por ese motivo  las protestas seguirán este jueves 8 de febrero. Ese día saldrán a la calle todos los ganaderos asturianos para “colapsar Oviedo” y no descartan seguir en jornadas sucesivas. De hecho, para el sábado 10 prevén una protesta aún mayor “con el apoyo de los transportistas, de los camioneros”, añadió Rosa Gutiérrez, presidenta de Ganagri.

Visto 6.326 veces

Noticias relacionadas




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.