Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



El TSJA desestima los recursos y confirma las cuatro condenas por el asesinato de Javier Ardines

Llanes Sociedad Sucesos
El TSJA desestima los recursos y confirma las cuatro condenas por el asesinato de Javier Ardines

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha confirmado las penas de entre 20 y 22 años de prisión impuestas a los cuatro condenados por asesinar en agosto de 2018 al concejal de IU en el Ayuntamiento de Llanes, Javier Ardines.

El alto tribunal asturiano ha desestimado los recursos interpuestos por las defensas de Pedro Luis N.A., Djilali B., Maamar K. y Jesús M, que habían pedido la revocación de la sentencia y la celebración de un nuevo juicio con un tribunal del jurado y un magistrado diferentes al estimar que se vulneraron sus derechos.

La Audiencia de Oviedo condenó en diciembre a Pedro N.A, que habría planificado el crimen tras conocer que su mujer y el concejal mantenían una relación, a 22 años de prisión al igual que a los dos ciudadanos argelinos acusados de ejecutar el crimen a cambio de dinero, Djilali B. y Maamar K., mientras que a Jesús M. se le impuso una pena de 20 años como cooperador necesario al atribuirle el papel de intermediario.

Los cuatro acusados, que fueron declarados culpables por unanimidad por un jurado popular tras un juicio que se prolongó durante dieciocho sesiones, deberán indemnizar además a la viuda y los dos hijos de Ardines con 400.000 euros de forma conjunta y solidaria,

El TSJA ha desestimado íntegramente los recursos presentados por las defensas, tal y como solicitaban las acusaciones pública y particular, tras la vista del recurso de apelación celebrada el pasado 17 de mayo.

Entre otros aspectos, el alto tribunal considera que plantear la vulneración de la presunción de inocencia por parte de las defensas supondría «una enmienda a la valoración de las pruebas realizada por el jurado» popular durante el juicio.

Dicha valoración «se expresa en la votación del objeto del veredicto y en su extensa y atinada motivación», que el magistrado presidente dejó plasmada en la declaración de hechos probados de la sentencia recurrida, argumenta el TSJA.

El TSJA también se refiere a la declaración prestada por el intermediario ante la Guardia Civil en diciembre de 2018 en calidad de testigo, que se declaró nula porque tendría que haberse hecho en calidad de investigado.

Ante los recursos planteados por las defensas, el alto tribunal insiste en que el alcance de la nulidad «no puede afectar a otras diligencias posteriores surgidas de líneas de investigación, a las que ciertamente contribuyeron los datos aportados por el interrogado, pero a las que con seguridad habrían llegado los investigadores con los conocimientos que ya poseían».

La sentencia de la Audiencia Provincial ahora confirmada por el TSJA declaró acreditado que Pedro N.A. descubrió la relación extramatrimonial de su mujer, a su vez prima segunda de la esposa de Ardines, tras grabarles en diciembre de 2017 una conversación que confirmó sus sospechas, y meses después, en julio de 2018, comenzó a urdir un plan para acabar con la vida del edil.

Para ello, Pedro N.A. le hizo el encargo a su amigo Jesús M. que, tras aceptar ayudarle, contactó con Djilali B y los tres viajaron el 27 de julio de 2018 desde Vizcaya, donde todos ellos residían, hasta la parroquia llanisca de Belmonte de Pría, para transmitirle al sicario toda la información sobre la zona y las costumbres y hábitos del concejal, según detalló el fallo.

Tras acordar los preparativos de una emboscada, Djilali B. asumió el encargo y propuso ejecutarlo y repartirse el dinero con su compatriota argelino Maamar K.

Así, el 16 de agosto de 2018, los dos sicarios se trasladaron de nuevo a las inmediaciones de la vivienda de Ardines hacia las cuatro y media de la mañana y colocaron en el camino vecinal tres vallas metálicas de obra para cortar el paso.

Tras ello, se escondieron y esperaron la llegada de Ardines, quien tenía la costumbre de salir muy temprano de casa para ir a faenar con su barco, labor que compatibilizaba con su cargo como concejal de Playas, Personal y Medio Rural.

Ardines se encontró con las vallas sobre las seis y cuarto de la mañana, lo que le obligó a bajar del coche para retirarlas.

En ese momento irrumpieron los dos sicarios, que primero le rociaron con un espray de pimienta para luego golpearle en la cabeza con un bate de béisbol o un palo, y después estrangularle, según detalló la sentencia.

El asesinato de Ardines obligó a la Guardia Civil a una larga y compleja investigación que llevó a la detención de los acusados seis meses después del crimen.

Visto 165 veces

Noticias relacionadas




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.