Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



Familiares de los pioneros del Sella en la ofrenda floral al busto de Dionisio de la Huerta en el 90 Aniversario del primer descenso

Parres Ribadesella Sociedad

La Asociación Amigos de Dionisio de la Huerta (AADH) ha cumplido este mediodía con su tradicional ofrenda floral al busto del padre fundador de la Fiesta de les Piragües y del Descenso Internacional del Sella.

Cuando se cumple el 90 aniversario del primer descenso, el colectivo quiso contar con la presencia de algunos familiares de los pioneros del Sella. A la cita acudieron Rosa Arguelles, Dionisio Moran de la Huerta y Mariné Arguelles.

Los tres se encargaron de colocarle el collar de flores al busto de Dionisio que preside los jardines de la Plaza Venancio Pando, la popular plaza del cañón de Arriondas.

La comitiva fue recibida momentos antes por la máxima autoridad parraguesa, el alcalde Emilio García Longo en la Casa Consistorial. En esa recepción también participó el teniente alcalde de Ribadesella, Luis Fuentes.

El 2020, el año sin descenso y sin piragües, es el año de los aniversarios. Se cumplen 90 años del primer descenso, 75 años del Tren Fluvial, 40 años de la declaración como Fiesta de Interés Turístico Internacional, 25 años de la muerte de Dionisio de la Huerta y 13 años desde que se instauraron los Premios de la AADH.

Según le contó el propio Dionisio a su biógrafo Janel Cuesta, este gran evento comenzó a gestarse un año antes, en 1929, entre Coya e Infiesto con la participación de Benigno Morán, Manés Fernández y el propio Dionisio.

Sin embargo, no fue hasta la primavera de 1930 cuando se gesta el primer gran descenso, uniendo Infiesto con Arriondas en dos etapas de dos días, haciendo escala y noche en Soto de Dueñas. En esta ocasión a Dionisio y Manés les acompañó Alfonso Argüelles.

Y estos tres mismos protagonistas fueron los que al año siguiente, en 1931, deciden unir Soto de Dueñas y llegan a Ribadesella, unos 25 kilómetros, después de cuatro horas y doce minutos de descenso. Aquel descenso se festejó con una merienda en Lloviu.

Y siempre según la versión contada por Dionisio a Janel Cuesta, el 28 de julio de 1932, dos embarcaciones de Infiesto, dos de Ribadesella, una de Oviedo y ocho de Gijón ponen fin a las excursiones y completan la primera competición con victoria para César Sánchez y Antón Durán, en representación de Ribadesella.

Visto 208 veces

Noticias relacionadas




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.