Cope Ribadesella Cope Ribadesella en directo



Cuatro aprendices de costura de Ribadesella recrean, 51 años después, la fotografía que se hicieron al salir de clase

Ribadesella Sociedad
Cuatro aprendices de costura de Ribadesella recrean, 51 años después, la fotografía que se hicieron al salir de clase

En esta semana previa al Día Internacional de la Mujer, el Ayuntamiento de Ribadesella presentará la Ruta de les Muyeres Riosellanes, un tributo a todas las mujeres del concejo que desvelará sus secretaos y contenidos el viernes 5 de marzo a las doce del mediodía en la Casa de Cultura. Por lo poco que ha trascendido hasta la fecha, la ruta centrará su mirada en figuras femeninas imprescindibles en la historia del concejo, pero también en los distintos gremios en los que trabajaron.

Entre esos gremios destacó el de las modistas y costureras, con diferentes talleres diseminados por la villa donde las chicas aprendían a coser, bordar, patronar o zurcir. Pues bien, la casualidad ha querido que una fotografía de cuatro aprendices de costura, realizada en marzo de 1970, haya salido a la luz justo en estas fechas y haya sido recreada por sus protagonistas medio siglo después. Ni cortas ni perezosas, Estela Rosete, Enma Nieto, Conchita Blanco y Mariluz Martínez repetían la escena este domingo y en el mismo lugar.

Fue Mariluz la que, durante el confinamiento en su casa de Nocéu, se encontró con la vieja instantánea entre sus recuerdos. Tanto le gustó que decidió compartirla en las redes sociales. Posteriormente las hijas de todas ellas las animaron a repetir la escena 51 años después, tarea que realizaron este domingo 28 de febrero con una ropa similar a la de antaño y con cierto color sepia.

Las cuatro recuerdan que en aquellos tiempos “nadie o casi nadie” tenía una cámara fotográfica. Por ese motivo, era frecuente encontrarse con los fotógrafos profesionales en las plazas y parques de la villa ofreciendo sus servicios a los viandantes. Así que, una soleada tarde del mes de marzo de 1970, recién salidas de clase de costura las cuatro aprendices de la aguja solicitaron los servicios de un fotógrafo y lucieron de la mejor manera posible con sus recién estrenadas gafas de sol.

La instantánea se tomó junto a los jardines situados en el lateral derecho de la iglesia parroquial, en la escalera que da acceso a la zona verde y que siempre ha servido de escenario para los recuerdos de muchos riosellanos. Allí inmortalizaron aquel nostálgico momento, antes de regresar juntas a casa por los caminos de La Piconera. Las cuatro vivían en esa margen del río Sella. Dos eran alumnas en el taller de Marina Prieto Nosti y las otras dos en la escuela de Constantina. Por aquellos tiempos también tenía mucha fama el taller de bordados de Maruja ‘La Asturiana’ y mas tarde, con el paso de los años, llegó a crearse en la villa una cooperativa de confección integrada solo por mujeres.

Visto 1.695 veces

Noticias relacionadas




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.